Gamificación

Gamificación

Desde hace tiempo, el concepto de gamificación se ha colado en todas las áreas de la sociedad.

Se ha convertido en un concepto imprescindible en empresas, centros formativos, clubs deportivos e incluso ha llegado al campo científico, pero ¿qué es la gamificación y por qué es interesante incorporarla?

Existen varias definiciones del mismo concepto. 

Karl M. Kapp en su libro “The Gamification of learning and instruction”, define la gamificación como el proceso de “emplear a mecánica, la estética y el pensamiento del juego basados ​​en el juego para implicar y motivar a las personas, para promover el aprendizaje y resolver problemas «.

Por su parte, en otro manual sobre la misma temática, el profesor José Luis Ramírez Cogollor, habla de la gamificación como la aplicación de “estrategias (pensamientos y mecánicas) de juegos en contextos no jugables, ajenos a los juegos, con el fin de que las personas adopten ciertos comportamientos«.

Elijamos la explicación que elijamos, lo que es cierto es que gamificar consiste en modificar el modo en el que nos enfrentamos a un aprendizaje, de modo que resulte más motivador y, finalmente, en un reto que el participante sienta que debe conquistar.

Gamificar: Qué y cómo

No todas las tareas son susceptibles de gamificarlas. Obviamente, seguirán siempre existiendo aprendizajes que deban desarrollarse del modo tradicional.

Sin embargo, muchas más de las que pensamos pueden ser transformadas en juego. Y, en este sentido, Cook, estableció tres criterios para decidir si podemos o no gamificar una tarea.

  • En primer lugar, por supuesto debe tratarse de una actividad que pueda ser aprendida.
  • En segundo lugar, las acciones de la persona que juega, tienen que poder ser medidas y premiadas de alguna manera.
  • Por último, es posible ofrecer un feedback al usuario que le motive y permita continuar.

Como podemos apreciar, hay muchas actividades diarias de nuestro trabajo, entrenamiento o estudio que no cumplen estas condiciones. Pero seguro que has descubierto que otras muchas sí lo hacen.

Para las que sí puedas convertir en juego, la pregunta es ¿cómo hacerlo? Y la respuesta son 6 pasos iniciales.

  • Adaptar las tareas a los niveles de habilidad.
  • Intensificar progresivamente la dificultad de las tareas. Está demostrado que cuando hemos logrado dominar una tarea o un ejercicio, el cerebro humano necesita un nuevo ingrediente para no perder la atención o el interés.
  • Realizar repeticiones, para alcanzar una meta. Repetir sirve para crear hábitos en el ser humano, además es la forma básica que tiene el individuo para aprender.
  • Incluir feedbacks inmediatos lo que ayuda a los usuarios a mejorar su estrategia y tener más éxito en la tarea (lo jugadores necesitan pequeñas dosis de dopamina en su cerebro con las que se sienten recompensados constantemente)
  • Incorporar recompensas o logros para motivar.
  • Fomentar la participación utilizando mecánicas de cooperación o competición. Dichas mecánicas aportan unos valores diferentes a la actividad y hay que tener en cuenta que el resultado no va a ser el mismo si la actividad es de carácter competitivo o cooperativo.

Beneficios de la gamificación (H2)

Si la gamificación ha conquistado ya a tantos millones de personas que la emplean en sus trabajos, formaciones e incluso vida diaria, es por muchos motivos. 

Los beneficios de este concepto son múltiples y es una técnica que no deberíamos obviar tampoco en nuestros procesos de entrenamiento.

Si hablamos de los pros de la gamificación, la lista sería interminable, pero podemos concentrarlos en los siguientes.

  • Aumenta la motivación por aprender.

Como hemos mencionado, la diversión asociada a la gamificación consigue que el proceso de aprendizaje deje de resultar tedioso, lo que genera una mayor predisposición a aprender, así como reduce el rechazo que habitualmente lleva aparejada esta tarea.

  • Mejora la atención y la concentración

De la motivación a la atención hay solo una pequeña línea. Atendemos a aquello que nos motiva, que nos engancha y perdemos la concentración cuando lo que tenemos delante aburre y cansa.

Así que gamificar es un antídoto contra la falta de atención!

  • Dispara la diversión.

En tu caso, ¿prefieres dedicar tiempo a lo que te gusta y divierte o a tareas aburridas y repetitivas?

La respuesta es obvia! La gamificación hace del aprendizaje algo divertido, lo cual está muy relacionado con la motivación pero también con el compromiso y el tiempo que le dedicamos a la labor de aprender.

  • Más interés, más conocimientos

Sentarse frente a los libros u obligarnos a entrenar aunque nos apetezca mucho más cualquier otra cosa, acaba por lograr el objetivo: aprendemos.

Sin embargo se convierte en un suplicio que logra que los conocimientos no asienten del mismo modo que si el aprendizaje se convierte en algo atractivo, apetecible, que nos deje con ganas de más. Y eso es lo que se consigue cuando aprendemos jugando.

  • No tiene límites 

Habitualmente cuando nos enfrentamos a un nuevo aprendizaje, nos marcamos como meta lograr los conocimientos necesarios en ese momento de nuestra vida.

Con la gamificación, al ser una técnica mucho más atractiva, hablamos de ir superando niveles que van aumentando en dificultad, otorgándonos mayores conocimientos de los que alcanzaríamos en un aprendizaje tradicional.

  • Estimula las relaciones sociales

Aprender, entrenar, son muchas veces tareas solitarias. ¿O no?

Depende del modo en el que se planteen, la gamificación involucra sí o sí a otras personas en el proceso individual lo cual obliga a trabajar conjuntamente. 

Se desarrollan competencias relacionadas con la interacción y se consiguen unas relaciones sociales basadas en la igualdad y la cooperación.

  • Fomenta la buena utilización de las nuevas tecnologías

Aunque los videojuegos y las nuevas tecnologías no son imprescindibles en la gamificación, sí que son empleadas en muchas técnicas de esta metodología.

Integrar los videojuegos y las nuevas tecnologías dentro de la vida cotidiana, del aprendizaje y del desarrollo cognitivo, de una manera saludable es un reto hoy en día en el que la gamificación ayuda indudablemente.

  • Es extrapolable a otras áreas vitales

Estas técnicas desarrollan muchas aptitudes necesarias en la vida cotidiana. No sólo son útiles para aprender a aprender, si no que, como hemos visto favorecen las sanas relaciones con las tecnologías y otras personas.

Además, gracias a la gamificación se desarrolla el sentido de la lógica, la capacidad estratégica y la deducción que lleva  a la solución, no solo de problemas en el ámbito educativo o laboral, si no a la resolución de conflictos externos.


Gamificación deportiva (H2)

En el ámbito deportivo existen diversas aplicaciones que han hecho del deporte una tarea lúdica, es el caso de la aplicación Zombies, Run!.

Zombies, Run! es un juego deportivo para el que se necesita Smartphone y auriculares. A través de estos se oye una historia y las instrucciones de una serie misiones que hay que superar durante un recorrido. 

Según se van conquistando metas, se alcanzan objetivos de mejora. Además, la aplicación registra la distancia, el tiempo, el recorrido y las calorías quemadas. Y, por si fuera poco, permite la interacción con otros usuarios, compartiendo los logros propios y consultando los de los demás jugadores.

Cuenta con millones de seguidores en todo el mundo y no es difícil entender por qué. 

El juego motiva a conseguir una recompensa más, a recorrer otro kilómetro, a lograr ese objetivo extra. Todo ello hace del entrenamiento algo divertido que acaba por enganchar.

Todos hemos sido nóveles alguna vez y no está nada mal contar con herramientas que ayuden en los comienzos. 

Sobre todo en la práctica deportiva que, aunque conlleva un enorme esfuerzo y sacrificio, nadie dijo que no pudiera hacerse de manera divertida. ¿No crees?

Referencias bibliográficas:

  • Kapp, K M. “The gamification of learning and instruction: Game-based methods and strategies for training and education”. San Francisco: Pfleiffer, 2012.
  • Veronica Rivero, I. ¿Qué aprendemos a enseñar? El juego en la formación del profesor de Educación Física. Revista Educación Física y Deporte. Medellín, 2008.
(14 visitas)
Share on facebook
Share on twitter
Call Now Button911 766 620