Tiempo Libre, Deporte, Discapacidad y Exclusión Social

Image of empty wheelchair with basketball ball on the outdoor sport ground

El tema que nos ocupa no solo se centra en el deporte a nivel competitivo (puesto que dispone de organismos competentes dedicados a ello) sino a la práctica de la actividad física desde la perspectiva del ocio y tiempo libre, a nivel aficionado, amateur, que es la que adolece de iniciativas. Nos referimos por tanto a aquella actividad física cotidiana que se practica con el fin de incrementar la calidad de vida de las personas.


La educación social y su intervención en el ámbito del ocio

Como profesionales de la educación social debemos, a la hora de planificar e implementar una actividad, ser sensibles y tener en cuenta una serie de cuestiones. A continuación , se enumeran las mas significativas:
 
Persisten las barreras arquitectónicas; ejemplo de ello sería la imposibilidad de acceder a una pista polideportiva para la práctica de un deporte. Puede que éste esté adaptado a nivel de metodología pero ¿Qué ocurre si el lugar donde se desarrolla es inaccesible?
 
Falta de implicación de organismos públicos: poca oferta pública, normalmente se trabaja a través de asociaciones y/o fundaciones privadas.
 
La oferta de actividades de tiempo libre y deportivas dependerá en gran medida del valor y compromiso que muestren los ayuntamientos y comunidades autónomas hacia este ámbito.
 

Estudios sobre ocio y tiempo libre evidencian la  carencia en la inclusión de las personas con discapacidad

 Cuando hablamos de inclusión lo tenemos que hacer en todos los ámbitos de la vida, la integración tiene que darse en todos los lugares y entornos, por este motivo es importante concienciar a la sociedad de lo fundamental que es esto. La discapacidad física o intelectual no puede ser un obstáculo para que la persona no pueda formar parte activa de la sociedad, y por lo tanto pueda llevar una vida lo más normal posible.
 
Hablamos mucho de la educación inclusiva, de la integración de los alumnos con discapacidad en la escuela ordinaria frente a la educación especial, de la misma manera que cuando hablemos de ocio, de deporte, de irse de vacaciones a la playa, a un hotel, ¿Cuál será la mejor alternativa?
 
Aquí no valdría decir que se creen centros especiales de ocio para personas con discapacidad, sino que vayan donde van todos con los apoyos necesarios, por ello es importante que la integración se dé en todos los lugares y entornos y es la sociedad en su conjunto la que tiene que hacer ese esfuerzo para que esto sea un hecho, pasar de la atención a la integración y tomando todos conciencia de esto. La ley debe legislar para que se cumpla la Convención de la Naciones Unidas en donde no debe haber segregación y si integración.
 
Muchas veces las personas con discapacidad se encuentran muy limitadas en la elección de actividades de ocio y tiempo libre porque no se han propuesto adaptaciones y apoyos. Hay que buscar la mejora de la visibilidad de las necesidades así como la eliminación de las barreras existentes.
 

PROFESOR: José Ignacio Gómez López

(19 visitas)
Call Now Button911 766 620