¿Debería reflejar en mi CV que soy deportista?

businesswoman-examining-resume-of-candidate-2022-04-27-01-51-18-utc (1)

A la hora de buscar trabajo el currículum vitae es nuestra carta de presentación, la  primera referencia que va a tener nuestra futura empresa sobre nuestro perfil. Es  evidente que, si el trabajo para el que nos postulamos es del ámbito deportivo,  nuestro currículum debe estar enfocado hacia el deporte, pero ¿qué ocurre si el  puesto de trabajo es para otro tipo de empleo? 

Uno de los objetivos del currículum es diferenciarnos de los otros candidatos,  hacernos notar. Los títulos universitarios o la experiencia laboral son datos  objetivos, pero hay otras señales que los responsables de selección buscan entre  los datos, que no son tan evidentes, pero que pueden ayudar a trazar el perfil del  candidato. 

Una persona deportista, mas allá del deporte ocasional, va a destacar por tener unos  valores muy altos de autoexigencia, sacrificio, superación, etc. El hecho de  preparar una prueba como puede ser un maratón supone una constancia que esa  persona es probable acabe trasladando a su trabajo. 

Al igual que el deportista individual, las personas que practican deportes de equipo  reúnen todas esas cualidades y añaden otras inherentes al trabajo grupal, liderazgo,  gestión de personas, etc. 

A demás de todas estas herramientas que ya hemos señalado, vamos a ofrecer  algunas evidencias científicas que respaldan todo esto a través de una serie de  beneficios cognitivos. 

Bueno para el corazón, bueno para el cerebro. 

El profesor de la Universidad de Barcelona Jesús Guillen Buil afirma que nuestro  sistema cardiovascular o el sistema inmunológico mejoran como consecuencia de  la actividad física y ello repercute directamente en nuestro estado de ánimo.  Existen evidencias sólidas que sugieren que ello se debe a que el ejercicio regular  es capaz de modificar el entorno químico y el neuronal mejorando el  funcionamiento cerebral y favoreciendo el aprendizaje. 

El movimiento es una necesidad adaptativa que ha ayudado al ser humano en su  proceso evolutivo, esta grabada en nuestros genes. La actividad física ha  posibilitado el desarrollo del cerebro moderno. Sin embargo, el estilo de vida  sedentario que caracteriza a la sociedad actual ha provocado la aparición de  enfermedades como la obesidad o la diabetes. 

Los beneficios a nivel cerebral del ejercicio físico se podrían resumir en: 

– Se favorece las conexiones neuronales, que es lo que ocurre cuando  aprendemos.

– Se aumenta el flujo sanguíneo, lo que ayuda a mejorar las funciones cerebrales  de forma parecida a como lo haría un aumento de memoria en el  funcionamiento de un ordenador. 

– Se crean nuevos vasos sanguíneos, que facilitan la llegada de nutrientes que  mejoran el funcionamiento cerebral

Una pequeña cantidad de ejercicio físico diario ya sería suficiente para elevar los  niveles de los neurotransmisores básicos para una buena salud mental y un  aprendizaje eficiente. 

Noradrenalina – Atención 

Serotonina – Estado de Ánimo 

Dopamina – Motivación 

Por todos estos motivos, incluir nuestra faceta deportiva en el currículum es una  buena forma de diferenciarnos de manera positiva y de poner en valor una serie de  características que muchas veces ni siquiera somos conscientes de que tenemos,  pero que están preparadas para favorecer nuestra práctica profesional. 

 

PROFESORA: Ainoa Pinelo

(49 visitas)
Call Now Button911 766 620