En todas las actividades deportivas relacionadas con el medio natural y en concreto los deportes de montaña, escalada, alpinismo, esquí, descenso de barrancos etc. es frecuente planificar las actividades atendiendo a objetivos de diferente genero o familia, es decir, saltamos del objetivo propiamente deportivo a otros relacionados con aspectos completamente ajenos al ejercicio en sí pero que normalmente tienen un gran peso dentro del computo global de los mismos, como por ejemplo objetivos técnicos, salud, de reto, logro y superación, etc.

Tradicionalmente la búsqueda de objetivos previos a la planificación de la actividad en montaña se reducía al objetivo inherente a la modalidad deportiva o en su defecto al punto geográfico destinado a ser nuestra cumbre / vía / barranco / ladera o lugar a conquistar:

Actividad : escalar una vía de roca. Objetivo : Escalar

Actividad : Subir una cumbre de más de 3000m. Objetivo : Subir a la cumbre

Actividad : Realizar un Ultra Trail . Objetivo : Correr en el menor tiempo posible

Esta “búsqueda de objetivos” tan simplista es sin duda la mas utilizada entre algunos de los deportistas y “profesionales” del sector ya sea por falta de formación, conocimientos o despiste emocional. Claro está, la diferencia abismal entre quien planifica la actividad atendiendo a objetivos y quien no, ya sea en un deportista esporádico de fin de semana, el cliente que pide una actividad o un guía afamado y experto en la materia.

Entonces, ¿cómo puedo mejorar y sacar el máximo provecho a mi actividad en el medio natural?

Una vez fijado el objetivo deportivo, buscaremos de forma activa aquellos aspectos que necesito que estén presente en mi actividad. Es muy enriquecedor poder sacar el máximo partido a una actividad en montaña, ya que es la mejor escuela para aprender a conocerse a uno mismo. Para entender mejor estos conceptos, vamos a observar el siguiente ejemplo :

Objetivo General :Realizar una actividad de alpinismo

Objetivo Especifico : Subir a la cumbre del Mont Blanc

Objetivos Complementarios : Superar mi umbral de esfuerzo al realizar una actividad larga de varios días de duración. Conocer como responde mi cuerpo y mi mente al esfuerzo prolongado. Conocer mi límite emocional ante una situación de incertidumbre. Llevar a cabo un reto personal y enriquecerme del aprendizaje obtenido. Aplicar los recursos que el medio ofrece a mi vida personal.

Como futuros profesionales debemos prestar especial atención a este aspecto, exprimir al máximo la actividad seleccionada, aprovechándonos de las situaciones que se presentan en el medio natural, idóneas para el conocimiento de uno mismo, para gestionar situaciones de riesgo, incertidumbre, frustración y éxitos.

 

FOTOGRAFÍA:

-Grupo de alumnos de la UAX, proyecto educativo en el medio natural, año 2015/16. Manuel Más Álvarez.

 

SIGUE APRENDIENDO MÁS CON NOSOTROS EN TAFADMADRID Y EN LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE FITNESS WELLNESS Y SALUD www.fefws.com

Riesgo y seguridad en la montaña

11 Enero 2017, 10:00 am
Publicado en Blog

Existe el pensamiento generalizado que realizar una ruta en la montaña equivale a dar un paseo por el retiro. El Senderismo o Trekking está considerado como una actividad de bajo riesgo, pero no somos conscientes del medio en el que se desarrolla dicha actividad: la montaña. Un escenario sujeto a condiciones meteorológicas que están en continuo cambio y pueden implicar que nuestra actividad cambie por completo.

Hace años solo un pequeño porcentaje de la población practicaban actividades de montaña, actualmente se ha vuelto un deporte con gran accesibilidad y aceptación entre la gente por lo que el número de practicantes ha aumentado exponencialmente.

Este factor implica que el nivel técnico que implica la actividad, el material que requiere y el conocimiento del medio en el que se realiza sea menor.

Encuestas realizadas por el GERA y GREIM durante l temporada 2014/2015 reflejan los siguientes datos:

• La siniestralidad relacionada con las actividades de montaña ha aumentado en los últimos años.

• En Madrid se realizan más de 150 rescates al año, con más de 370 personas implicadas.

• Más del 70 % de los accidentes se concentran en las especialidades más fáciles técnicamente.

• Perfil tipo del accidentado: varón (70 %) entre los 30 y los 50 años (73 %) realiza actividad los días festivos (72 %), no está federado (80 %) y realiza su actividad de forma autónoma (92 %).

 

Muchos de los accidentes que suceden en la montaña se pueden evitar, simplemente hay tener en cuenta de una serie de aspectos clave a la hora de realizar nuestra actividad:

Preparación física

La preparación física es muy importante, es necesario que cada uno sepa cómo se encuentra físicamente y también conocer el estado de forma de la gente que va a realizar la actividad junto con nosotros. Ya que nunca se debe ir más allá de nuestros propios límites ni debemos meter a los demás en riesgos físicos innecesarios. Por eso es muy importante conocer el terreno por el que vamos a realizar la actividad.

Equipo a llevar a la montaña

Dependiendo de la actividad a realizar, la época del año, la zona, etc. Se deberá de llevar un equipo u otro, pero hay una serie de material imprescindible que siempre debemos llevar a nuestras salidas a la montaña:

• Un buen calzado.

• Siempre debes llevar algo de ropa de abrigo, tipo plumas, aunque sea verano. Cuando sales a la montaña sabes cuándo inicia tu actividad, pero no cuando termina.

• Agua abundante, y comida energética.

• Móvil con batería cargada. Por si ocurriera algo, infórmate de donde puedes obtener ayuda y ten siempre un medio por el cual poder solicitarla. El 112 es el único teléfono para todas las emergencias.

• Pequeño botiquín. Especial cuidado si alguna persona está sujeta a una medicación específica o presenta alguna alteración de la salud que condicione la actividad.

Planificar la ruta y conocimiento del medio

Es fundamental planificar la ruta que se va a realizar: consultar mapas, puntos de acceso, Lugares con agua potable, poblaciones cercanas y puntos de escape de la ruta.

Además de documentarse de la dificultad de la ruta, la duración (muy importante tener en cuenta las horas de luz) y la orografía del terreno en el que se realiza.

La meteorología

Consultar los partes meteorológicos antes de realizar la actividad es una medida de prevención imprescindible. Saber el tiempo que va a hacer durante la realización de mi actividad me ayudará a tomar decisiones que me alejen de los peligros relacionados con la evolución de las condiciones meteorológicas y el terreno.

El grupo

Las Capacidades y Vulnerabilidades del grupo van a influir decisivamente en el nivel de riesgo de la actividad que realicemos. Su destreza técnica, su condición física, su nivel de cohesión, su disciplina ante las instrucciones del guía o líder, el número de integrantes, su experiencia en montaña, etc. son todos elementos que pueden contribuir tanto a incrementar como a disminuir el nivel de riesgo de las actividades.

 

 

Por último, recuerda esta regla nemotécnica, son una serie de normas que te ayudarán a prevenir los riesgos en tu actividad:

Siempre que salgas a la montaña deja dicho dónde vas. Nunca vayas solo.

El material y equipo que necesites deberá estar siempre en perfectas condiciones de uso.

Guarda fuerzas para el regreso. Nunca tengas prisa en la montaña. Si es preciso, hay que saber renunciar.

Utiliza los mapas y libros. Si careces de experiencia acude a los guías de montaña.

Realiza cursos de primeros auxilios y socorro en montaña. Te enseñarán a prevenir y a actuar en caso de accidente.

Inicia las excursiones consultando las previsiones meteorológicas.

Durante la semana cuida tu preparación física. El montañismo exige estar en buena forma.

Acude a los cursos de formación y reciclaje de los clubes y Federación de Montaña.

Diviértete, pero sé siempre prudente. Vela por tu seguridad y la de tus compañeros. Sé solidario.

 

La conclusión a la que quiero llegar es que la práctica de actividades en montaña implica exponerse a una serie de riesgos, por ello lo más importante es la SEGURIDAD.

Los pilares de la seguridad en la montaña son la formación y la información, aprende de quienes tienen más experiencia: Prepara bien tus salidas, estudia el itinerario, sus alternativas y la predicción meteorológica. Utiliza un buen material y mantenlo en buen estado, de ello depende tu seguridad. Y por último y por ello no menos importante Sobrevalorar tu capacidad y experiencia es el primer paso para cometer un error.

¡Hagamos entre todos de la montaña un lugar seguro!

 

SIGUE APRENDIENDO MÁS CON NOSOTROS EN TAFADMADRID Y EN LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE FITNESS WELLNESS Y SALUD www.fefws.com

JoomShaper
Llama ahora