El uso de caballos en terapias con personas con discapacidad tiene una larga historia y ha sido en los últimos años cuando han experimentado un auge tanto a nivel nacional como internacional.

La equitación es una práctica que se adapta muy bien a las características específicas de personas con discapacidad, tanto a nivel de materiales, instalaciones, como a nivel de técnicas y formas de enseñar en función de cada persona y del grado de su discapacidad. En el caso de personas con discapacidad intelectual y sobre todo con autismo, la práctica de actividades ecuestres les ayuda a tener un mejor desarrollo ya que la equitación es una actividad individual, pero que conlleva muchas interacciones en un contexto que es más estructurado que otros deportes de equipo. Además se basa en la comunicación táctil con el caballo y, en menor medida, en la comunicación verbal. Como aliciente se practica en el medio natural, lo cual es muy motivador.

Se pueden diferenciar tres formas de trabajar con caballos dependiendo de la discapacidad del practicante, algunas de estas modalidades son: la hipoterapia, la equitación terapéutica y la equitación adaptada.

La hipoterapia va dirigida a personas con una discapacidad grave, las cuales no pueden ejercer acciones sobre el caballo. Estas personas no son conscientes de la causa-efecto de sus actos y necesitan a profesionales que estén continuamente trabajando junto a ellos. Los objetivos que se trabajan en la hipoterapia son del área físico-psicomotriz, aprovechando el movimiento tridimensional del paso del caballo para mejorar el tono muscular, el control postural y el equilibrio. Y además progresando a nivel de socialización, comunicación y mejorando la autoestima de la persona con discapacidad.

La equitación terapéutica es un tipo de terapia asistida por caballos en la cual las personas con discapacidad pueden ejercer algunas acciones sobre el caballo, bien sea en la preparación de este, en el manejo o en la monta. La persona con discapacidad siempre está acompañada por un profesional en función de la discapacidad y de los objetivos a trabajar en cada sesión. Con este tipo de alumnos, se trabajan diferentes áreas como psicología cognitiva, psicomotricidad, comunicación, aspectos sociales y de aprendizaje, y dependiendo de cada caso, se desarrollan unos objetivos u otros.

Las personas que practican la equitación adaptada suelen ser personas que practican la equitación como deporte, bien sea con un objetivo lúdico o competitivo. Estas personas han de tener un especialista que conozca tanto la equitación como la discapacidad para sacar el máximo potencial de sus alumnos, no solo a nivel de competición sino a nivel de mejora física y mental. Las adaptaciones son en los accesos, como rampas, pódiums para subir al caballo, en los materiales como riendas o estribos y monturas que faciliten la postura del jinete y la conducción del caballo.

Concluyendo decimos que es necesario hacer una serie de adaptaciones en la práctica de actividades ecuestres para que las personas con discapacidad física, mental o sensoria puedan practicar este deporte y beneficiarse de él, bien sea adaptando instalaciones, técnicas, materiales o incluso adaptando uno de los elementos básicos de la equitación, que es el caballo, para permitir un trabajo seguro y así poder conseguir los objetivos propuestos para cada persona.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

-Pastor, J., Torregrosa, M. A, y Rodríguez, S. (2009). Técnicas de equitación. ECIR.

-García, A., López, M., Rubio, J. C., Guerrero, E. y García, I. M. Efectos de un programa de equitación adaptada y terapéutica en un grupo de niños con trastornos de Espectro Autista. Facultad de Formación del Profesorado. Cáceres.

 

SIGUE APRENDIENDO MÁS CON NOSOTROS EN TAFADMADRID Y EN LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE FITNESS WELLNESS Y SALUD www.fefws.com

Deporte adaptado

5 Abril 2017, 10:00 am
Publicado en Blog

Para empezar tenemos que tener claros los conceptos de Actividad Física Adaptada (AFA) y Deporte Adaptado. La AFA se puede definir como el conjunto de movimientos, deportes y actividades físicas donde los intereses y capacidades de las personas discapacitadas, son de especial relevancia. El deporte adaptado es definido como la actividad físico deportiva, susceptible de aceptar modificaciones que hagan posible la participación de personas con capacidades diferentes (o con alguna discapacidad) (Olmos y Urdampilleta, 2012).

El deporte adaptado, engloba a todas aquellas modalidades deportivas que se adaptan a las personas discapacitadas, bien sea porque se han realizado adaptaciones o modificaciones para facilitar la práctica, o porque la estructura de ese deporte permite su práctica (Hernández, 2000; Pérez, 2003; Reina, 2010). Con esto se diferencian, unos deportes que han adaptado unos parámetros, para que se puedan ajustar a las especificidades de la discapacidad de las personas que lo van a practicar (es el caso del baloncesto en silla de ruedas) y, otros que, se diseñan a partir de las necesidades del colectivo (por ejemplo, el goalball para personas con discapacidad visual).

Una de las características específicas que tiene el deporte adaptado practicado a alto nivel es el concepto de clasificación funcional. Con este concepto se clasifica al deportista en función de su capacidad de movimiento al practicar dicho deporte. Con ello es necesario definir la discapacidad mínima para poder competir en cada deporte y así permitir a cada deportista participar con igualdad de posibilidades (es decir, con una habilidad o discapacidad similar) para que la competición sea justa. Con esta clasificación se pretende estimular la participación de personas con discapacidad en deportes competitivos y prevenir el abandono de la práctica deportiva.

Dichos deportes adaptados se practican a nivel mundial en tres eventos deportivos relevantes:

Los Juegos Paralímpicos, donde participan deportistas con discapacidad visual, intelectual y física (parálisis cerebral, lesión medular y amputaciones).

Los juegos Mundiales de Special Olympics, creado para deportistas con discapacidad intelectual, con un enfoque más participativo, teniendo como objetivo principal desarrollar la confianza en ellos mismos y sus habilidades sociales mediante la competición y el entrenamiento deportivo.

Las Olimpiadas para Sordos (también llamadas Sordolimpiadas o Deaflympics), es la máxima expresión del deporte para personas con discapacidad auditiva, a nivel mundial.

Como conclusión podemos decir que el objetivo principal del Deporte Adaptado y de la Actividad Física Adaptadas, es lograr una máxima incorporación al deporte (competitivo o no competitivo), de personas con capacidades diferentes. Esta incorporación logrará además mejorar su calidad de vida, tanto a nivel de salud física como social, potenciando su autoestima y su espíritu de superación.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

-Hernández F. J. (2000). El deporte para atender la diversidad: Deporte Adaptado y Deporte Inclusivo.

-Olmos, J. y Urdampilleta, A. (2012). El deporte adaptado en la edad escoalr: criterios de inclusión e integración social. Revista Digital EFDeportes.

-Reina, R. (2010). La actividad física y deporte adaptado ante el Espacio Europeo de Enseñanza Superior. Sevilla: Wanceulen.

-Tejero, J, Reina, R y Sanz, D. (2012). La Actividad Física Adaptada para personas con discapacidad en España: perspectivas científicas y de aplicación actual.

 

SIGUE APRENDIENDO MÁS CON NOSOTROS EN TAFADMADRID Y EN LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE FITNESS WELLNESS Y SALUD www.fefws.com

JoomShaper
Llama ahora