Entrenamiento monitorizado

12 Enero 2018, 11:11 am
Publicado en Blog

En la actualidad se antoja imposible el control del entrenamiento sin los métodos más avanzados sobre el control de la carga en el entrenamiento físico, el estrés del ejercicio y el esfuerzo percibido por los deportistas en diferentes situaciones principalmente de inestabilidad o cambio constante en cuanto a lo que organización espacial se refiere y que ocasionan una toma de decisión inmediata o en un muy breve periodo de tiempo. Es por ello que las diferentes demandas en el entrenamiento y principalmente en la competición son determinantes en el rendimiento de los deportistas principalmente en cuanto a las cualidades de fuerza y resistencia se refiere.

Es por ello que hoy en día parece impensable que cualquier entrenador, preparador físico, ayudante o asistente no sean capaces de manejar con soltura elementos con aplicación al entrenamiento del tipo GPS, relojes monitorizados, chalecos de control, controladores  de la frecuencia cardíaca y otros similares. Tras el control y estudio de diferentes deportistas en la más alta competición se ha llegado a la conclusión de que los objetivos principales de utilización deberían ser:

  • Informar de manera funcional sobre el entrenamiento y el estado físico de los deportistas en relación al estado de salud.
  • Apoyo médico-científico para la salud y el rendimiento en el deporte.
  • Incrementar los niveles de rendimiento en relación a la recuperación entre esfuerzos principalmente de carácter intermitente.

Por lo tanto y tras tener presentes los objetivos principales debemos ser conscientes que una de las orientaciones fundamentales es la de proporcionar información constante sobre la evolución del deportista. Esta información a largo plazo se traduce en la importancia de una planificación y periodización del entrenamiento correcta y con cargas de entrenamiento adecuadas al nivel de toleración o condición de los implicados a lo largo del periodo de competición. En la actualidad existen multitud de posibilidades para controlar la carga soportada por un deportista durante las sesiones de entrenamiento tanto en deportes individuales como colectivos, sin embargo en los últimos años se ha extendido la importancia de la percepción subjetiva del esfuerzo para el control del entrenamiento ya que es determinante la intensidad con la que percibe el sujeto los diferentes estímulos y en muchas ocasiones no guarda relación directa con la carga real de ejercicio. Esto puede ser debido a la experiencia en el ejercicio desarrollado, nivel de técnica necesario para ejecutar los movimientos, situación de estrés personal en el momento de actuación, nivel de tensión por factores externos e internos, valoración de la situación y otras muchas variables de carácter subjetivo y por lo tanto de muy difícil cuantificación numérica. 

En cualquier deporte se requiere de unos niveles de fuerza, velocidad, resistencia y flexibilidad, sin embargo cuando hablamos de la competición y sobre todo el entrenamiento de alto rendimiento uno de los factores más determinantes para la consecución de objetivos es la calidad del entrenamiento en las primeras etapas de los futuros deportistas de élite. La medición y el control en los practicantes de edades tempranas se antoja muy complejo ya que el factor limitante principal es el periodo de cambios anatómicos y fisiológicos en el que se encuentran, lo cual puede ocasionar medidas no reales o con un gran margen de error. Sin  embargo si enfocamos el entrenamiento en la iniciación a un posible futuro en la alta competición uno de los aspectos más importantes es el entrenamiento específico de fuerza ya que su correlación con el rendimiento en movimientos de velocidad es determinante. Esto nos lleva directamente a la importancia del diseño de programas de entrenamiento de fuerza con aplicación real en los futuros movimientos a desarrollar por los implicados, teniendo siempre presente la intensidad o carga, el número de repeticiones y series con la recuperación entre los diferentes esfuerzos. 

Entonces podemos concluir en que una de las principales utilidades en la monitorización del entrenamiento es la de  largar la vida del deportista poniendo en situación preferente la importancia de la salud en el alto rendimiento, situando el rendimiento del deportista al servicio del estado de salud del mismo y siendo una limitación los posibles riesgos que acarrea el entrenamiento de alto competición.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  • Alexiou H, Coutts AJ. A comparison of methods used for quantifying internal training load in women soccer players. Int J Sports Physiol Perform 2008;3:320-30.
  • Batterham AM, Hopkins WG. Making meaningful inferences about magnitudes. Int J Sports Physiol Perform 2006;1:50-7.
  • Suarez-Arrones L, Nunez J, Munguia-Izquierdo D, Portillo J, Mendez-Villanueva A. Impact of several matches in a day on physical performance in Rugby Sevens referees. Int J Sports Physiol Perform 2013;8:496-501.

 

SIGUE APRENDIENDO MÁS CON NOSOTROS EN TAFADMADRID Y EN LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE FITNESS WELLNESS Y SALUD www.fefws.com

La Pócima Nadal

29 Junio 2017, 10:00 am
Publicado en Blog

Si se ponen a pensar, seguro que todos llegan a la conclusión de que Rafael Nadal es uno de los mejores deportistas españoles de todos los tiempos, pero no se equivoquen, no. Estamos hablando, sin temor a equivocarme, del mejor deportista español de la historia, desde que el mundo es mundo. Esto es algo que los amantes del tenis y del deporte en general, debemos tenerlo muy presente siempre.

Así es, Nadal se ha ganado a pulso consolidarse como uno de los mejores tenistas de todos los tiempos. Para mí, junto con el suizo Roger Federer, los dos mejores de la historia, que nos han regalado grandes duelos y batallas dentro de una pista de tenis. Finales épicas, puntos imposibles, emociones contenidas esperando desatarse tras un winner espectacular; una rivalidad maravillosa dentro de la pista y una gran amistad, que es conocida por todos, fuera de ella.

Sin embargo, es difícil mantenerse en la cresta de la ola para los medios de comunicación y para la gente de tu propio país, incluso del mundo de la raqueta, por muy bien que lo hayas hecho o por muchos éxitos que hayas tenido. El espectador, quiere más; el entendido del tenis, quiere más; el fan, es más respetuoso aunque no le gusta ver perder a su ídolo, pero sólo algunos pocos nos hemos mantenido firme en la determinación de que Nadal estaba, y está aquí y ahora, formando parte de nuestro presente y actualidad. De esto hablaremos más adelante, pero para entenderlo perfectamente, debemos hacer un alto y decir unas palabras acerca de la resiliencia, que desde hace un par de décadas el mundo de la psicología deportiva se ha centrado en su estudio y en como afecta al rendimiento del deportista. Así, irán apareciendo poco a poco, más investigaciones centradas en la relación entre resiliencia y rendimiento deportivo.

Podemos definir la resiliencia como aquellas habilidades personales que permiten a un individuo un funcionamiento saludable o la adaptación a un contexto adverso o  acontecimiento disruptivo en la vida diaria (Connor y Davidson, 2003; Luthar Cicchetti y Becker, 2000; Masten y Obradovic, 2006). Schiera (2005) la define como una característica observada en ciertos individuos, que les permite superar, resistir y afrontar las situaciones vitales adversas de una forma más eficaz y con más recursos que la mayoría de las personas.

Esta cualidad o habilidad se adquiere de forma natural durante el desarrollo de la persona, en función de los procesos sociales, formando parte de un proceso dinámico y global que provoca una adaptación a las circunstancias del entrono a las que el sujeto se enfrenta. Por ello, podemos decir que la resiliencia es una variable multidimensional que combina factores individuales, sociales y situacionales.

Volviendo al tenis, después de ser número 1 de la ATP, a finales de 2014, Nadal encadenaba varios problemas de salud (lesiones, apendicitis, etc.) que le impedían acudir a varios torneos y a los que acudía, mostraba un  rendimiento que no era acorde a lo esperado, cayendo en 2015 a la 10ª posición en el ranking ATP, y empezando el 2016 en el 9º puesto. Durante este tiempo, muchas eran las dudas, preocupaciones y rumores sobre el futuro del jugador. Pero, es justamente, en ese momento en el que nada sale como uno quiere, cuando se tiene que ser resiliente. Y Rafa lo fue. Usó eso que solo él sabe gestionar y bebió de su pócima una vez más, la pócima Nadal, y volvió a sentirse cómodo dentro de una pista de tenis. Volvía a saborear el placer de competir, de enfrentar a un rival en una dura batalla en la que nunca le podrás tocar y más que luchar contra él, luchas contra una esfera amarilla que viene hacia ti girando a toda velocidad, y lo único que pasa por tu mente es devolverla y que entre en el otro lado. Esto lectores, sería un partido de tenis, o una lucha sin golpes, como prefieran verlo.

Que no se confunda la gente con la expresión de: “Rafa ha vuelto”. Esto no es así, con todos mis respetos. En ese periodo que no bajo del puesto 10 en el ranking ATP (no llego a salir del top 10 mundial nunca), muchas eran las opiniones de que Rafa no iba a volver, que ya estaba bien, que había ganado todo, pero estaban equivocados en una cosa muy simple, y es que el manacorí nunca se fue, siempre estuvo ahí, nunca tuvo que volver.

Y así es como empezó 2017, 9º del ranking ATP, plantándose en la final de Australia y protagonizando con Roger (no podría ser de otra forma), otro regalo en forma de partidazo de tenis para el resto del mundo. Perdió, pero algo se vio en esa final que presagiaba sólo cosas buenas de cara a este año, y así fue, y así está siendo por ahora. No solo ha conseguido ganar este año en Montecarlo (Master1000) y en Barcelona (Conde de Godo)  la friolera de 10 veces, sino que además, en Roland Garros, sobre el polvo de ladrillo de París, donde mejores sensaciones tiene, se ha proclamado campeón por 10ª vez (con una suficiencia pasmosa). Ningún hombre en la historia del tenis ha conseguido ganar un Grand Slam 10 veces a lo largo de su carrera, por ello será el primer tenista de la historia en llevarse a casa una réplica del trofeo francés.

Ahora está el número 2 del mundo, amenazando el 1er puesto al escocés Andy Murray, sintiendo ya la hierba de Wimbledon, siguiente Grand Slam del año. Vuelve Federer a competir, tras el parón de la temporada de arcilla, y sólo espero que ambos protagonicen y nos regalen otra final épica y maravillosa como las ya vistas anteriormente entre ellos y ¡Sí!, para todos los que se habían bajado del carro, los que ya le daban por muerto, los que ya no creían en él, todavía pueden subirse en la espalda de Rafa con una sola condición, no volver a bajarse jamás.

 

SIGUE APRENDIENDO MÁS CON NOSOTROS EN TAFADMADRID Y EN LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE FITNESS WELLNESS Y SALUD www.fefws.com

JoomShaper
Llama ahora