Entrenamiento monitorizado

12 Enero 2018, 11:11 am Escrito por 
Publicado en Blog
Visto 172 veces

En la actualidad se antoja imposible el control del entrenamiento sin los métodos más avanzados sobre el control de la carga en el entrenamiento físico, el estrés del ejercicio y el esfuerzo percibido por los deportistas en diferentes situaciones principalmente de inestabilidad o cambio constante en cuanto a lo que organización espacial se refiere y que ocasionan una toma de decisión inmediata o en un muy breve periodo de tiempo. Es por ello que las diferentes demandas en el entrenamiento y principalmente en la competición son determinantes en el rendimiento de los deportistas principalmente en cuanto a las cualidades de fuerza y resistencia se refiere.

Es por ello que hoy en día parece impensable que cualquier entrenador, preparador físico, ayudante o asistente no sean capaces de manejar con soltura elementos con aplicación al entrenamiento del tipo GPS, relojes monitorizados, chalecos de control, controladores  de la frecuencia cardíaca y otros similares. Tras el control y estudio de diferentes deportistas en la más alta competición se ha llegado a la conclusión de que los objetivos principales de utilización deberían ser:

  • Informar de manera funcional sobre el entrenamiento y el estado físico de los deportistas en relación al estado de salud.
  • Apoyo médico-científico para la salud y el rendimiento en el deporte.
  • Incrementar los niveles de rendimiento en relación a la recuperación entre esfuerzos principalmente de carácter intermitente.

Por lo tanto y tras tener presentes los objetivos principales debemos ser conscientes que una de las orientaciones fundamentales es la de proporcionar información constante sobre la evolución del deportista. Esta información a largo plazo se traduce en la importancia de una planificación y periodización del entrenamiento correcta y con cargas de entrenamiento adecuadas al nivel de toleración o condición de los implicados a lo largo del periodo de competición. En la actualidad existen multitud de posibilidades para controlar la carga soportada por un deportista durante las sesiones de entrenamiento tanto en deportes individuales como colectivos, sin embargo en los últimos años se ha extendido la importancia de la percepción subjetiva del esfuerzo para el control del entrenamiento ya que es determinante la intensidad con la que percibe el sujeto los diferentes estímulos y en muchas ocasiones no guarda relación directa con la carga real de ejercicio. Esto puede ser debido a la experiencia en el ejercicio desarrollado, nivel de técnica necesario para ejecutar los movimientos, situación de estrés personal en el momento de actuación, nivel de tensión por factores externos e internos, valoración de la situación y otras muchas variables de carácter subjetivo y por lo tanto de muy difícil cuantificación numérica. 

En cualquier deporte se requiere de unos niveles de fuerza, velocidad, resistencia y flexibilidad, sin embargo cuando hablamos de la competición y sobre todo el entrenamiento de alto rendimiento uno de los factores más determinantes para la consecución de objetivos es la calidad del entrenamiento en las primeras etapas de los futuros deportistas de élite. La medición y el control en los practicantes de edades tempranas se antoja muy complejo ya que el factor limitante principal es el periodo de cambios anatómicos y fisiológicos en el que se encuentran, lo cual puede ocasionar medidas no reales o con un gran margen de error. Sin  embargo si enfocamos el entrenamiento en la iniciación a un posible futuro en la alta competición uno de los aspectos más importantes es el entrenamiento específico de fuerza ya que su correlación con el rendimiento en movimientos de velocidad es determinante. Esto nos lleva directamente a la importancia del diseño de programas de entrenamiento de fuerza con aplicación real en los futuros movimientos a desarrollar por los implicados, teniendo siempre presente la intensidad o carga, el número de repeticiones y series con la recuperación entre los diferentes esfuerzos. 

Entonces podemos concluir en que una de las principales utilidades en la monitorización del entrenamiento es la de  largar la vida del deportista poniendo en situación preferente la importancia de la salud en el alto rendimiento, situando el rendimiento del deportista al servicio del estado de salud del mismo y siendo una limitación los posibles riesgos que acarrea el entrenamiento de alto competición.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  • Alexiou H, Coutts AJ. A comparison of methods used for quantifying internal training load in women soccer players. Int J Sports Physiol Perform 2008;3:320-30.
  • Batterham AM, Hopkins WG. Making meaningful inferences about magnitudes. Int J Sports Physiol Perform 2006;1:50-7.
  • Suarez-Arrones L, Nunez J, Munguia-Izquierdo D, Portillo J, Mendez-Villanueva A. Impact of several matches in a day on physical performance in Rugby Sevens referees. Int J Sports Physiol Perform 2013;8:496-501.

 

SIGUE APRENDIENDO MÁS CON NOSOTROS EN TAFADMADRID Y EN LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE FITNESS WELLNESS Y SALUD www.fefws.com

Valora este artículo
(0 votos)
Adrián López

Creer llegar a la meta, significa poner límites a nuestra capacidad de trabajo y de éxito

Sitio Web: www.tafadmadrid.es

Artículos relacionados (por etiqueta)

Inicia sesión para enviar comentarios
JoomShaper
Llama ahora